2.11.13

Capi especial de Julie

No daré detalles.
Siento el blog un poco aburrido por mis finales, así que les voy a compartir el primer capitulo, pero en 3ra persona... que no tiene nada que ver con la historia original, pero creo que podría darles un demostración de como es la vida de Julie... (en realidad es solo un fragmento del primer capítulo, el original lleva cerca de 12 hojas en word)


Carl corría por los callejones de Brooklyn.
Y atrás de él una niña pequeña con el cabello tapando su cara, pero él sabía que era Julie, y sabía también que estaba lejos de ser una niña pequeña.
Con sus cortos quince años, Julie había sido separada de una infancia normal, y corría detrás de él sin quejarse. Aunque en parte, era culpa de ambos por haber acompañado a Madison a caminar, ya que terminó robando la cartera de una mujer, y esta se dio cuenta.
Los policías comenzaron a seguirlos. Carl tomó la muñeca de Julie y se metió con ella dentro de los callejones y perdió de vista a los policías. Aunque siempre, para tomar precauciones, era mejor seguir corriendo unos cuantos kilómetros. Pero él sabía que su amiga no podría aguantar mucho más de lo que habían recorrido.
Cuando estuvo seguro de haber perdido a los policías, Carl se apoyó contra la pared de ladrillo del callejón, que estaba lleno de moho y húmedo por la lluvia de esa mañana, y suspiró. Dejó caerse y tiró su cabeza hacia atrás.
Julie cayó de rodillas frente a él. Él sabía que lo que iba a ocurrir no iba a ser bueno.
—Estoy cansada, Carl— dijo la chica. Sus brazos cayeron al lado de su cuerpo como plumas y su rostro cambió a un amarillo pálido. Sus ojos se tornaron brillantes y llorosos. Y después comenzó a temblar. Y cayó desmayada.
No era la primera vez que pasaba, pero Carl pensaba que muchas veces podría caer muerta en esas condiciones. Sin embargo, sabía que Julie tenía la presión baja por todo lo ocurrido en ese último año.
Y en situaciones como esa, como el correr para separarse de los policías que habían visto robar a Madison, ella se desmayaba en el medio de la calle, y él apoyaba su cabeza en su regazo, mientras le acariciaba el pelo.
Bonita hermana. Decían unos. Es demasiado pequeña para ti. Decían otros. Pero Carl no les prestaba atención. Muchas veces le daban ganas de preguntarles que harían ellos. Al ser huérfano, Carl valoraba mucho lo que tenía. Y, sobre todas las cosas, valoraba a Julie.
Julie era fría, tímida y de pocas palabras, pero no siempre fue así. Hubo un momento, años atrás, en los que había sido tierna, tranquila y tímida. Pero el haber ido con una familia que la maltrataba y le daba extrañas inyecciones, cambió demasiado. A partir de ahí, todo lo que Carl había visto en su amiga de la infancia había sido borrado. Era reservada con casi todas las personas, pero con Carl, al que apenas demostró su cambio de personalidad, le tenía algo especial que lo hacía sentir como la única persona en la que ella podría a llegar a confiar plenamente.
Pero él sabía que Julie le tenía cierto grado de desconfianza, pero más por las experiencias de la vida de ella que por otra cosa.
Perdido en sus pensamientos, Carl, no se había dado cuenta de que alguien había llegado.
Una chica, de pelo marrón oscuro con mechas caoba, ojos verdes y pecas marrones en toda su cara, estaba seria inclinada viendo el rostro de Julie. Carl observó el rostro de la chica y notó cierta familiaridad desconocida, como si la hubiera visto antes, pero no sabía donde. Al momento en que la chica notó que Carl la observaba, sonrió y cuando Carl parpadeó, ya se había ido. Se había esfumado tan rápido como el viento. Carl se dijo que lo había imaginado.
—¿Carl? — preguntó una voz conocida, y supo que estaba en la realidad, no en el mar de sus pensamientos—, ¿Julie? ¿Estáis aquí?
El acento español. Era Sharon, una chica que había vivido en España la mayor parte de su vida, y huérfana, que había venido del otro continente con su hermana menor para reunirse con unos familiares que no existían, ya que su otro hermano, el mayor, se negaba a cuidar de sus hermanas menores.
—¿Sharon? — preguntó Carl en respuesta, extendiendo el cuello para ver más allá del gran contenedor de basura frente a ellos—. Ayúdame con Julie.
—Oh, mi Dios— murmuró Sharon por lo bajo, y se acercó corriendo hacia sus dos amigos. Le acarició la mejilla a Julie, ya que era como una hermana para ella—. ¿Qué le ha pasado?
—-Lo de siempre— dijo Carl, como respuesta. Sharon suspiró y cerró los ojos, frunció el ceño y cuando volvió a abrir los ojos, sus ojos ámbar brillaban bajo el rayo de luz que se filtraba a través de la rendija rota del galpón abandonado detrás de ellos.
—Llevémosla a casa—- dijo, al fin, agarrando un brazo de Julie y tratando de levantarla con la ayuda de Carl.
¿Y piensas que no lo había pensado? Se dijo Carl. Julie era lo único que tenía en el mundo. Lo único que podría hacerle valer. Y no lo estaba aprovechando para nada. Estaba dejando que muera poco a poco. A veces, soñaba que su cuerpo ahora más bien relleno estaba flacucho, su piel pálida, medialunas negras bajo los ojos de su amiga. Debía dejar el alcohol y las drogas, o sino, así iba a terminar.
Sharon le ayudó a cargarla, y siguieron por las calles bajas hasta llegar al departamento de Joy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified